Nadia Comaneci confirma lo que sabíamos desde el principio

0
3283

Cuando se trata de los países de Europa del Este, parece que los hombres y mujeres que viven allí tienen un don para los deportes, y la gimnasia en particular. Pero de toda la orgullosa herencia atlética de Europa del Este, no hay una gimnasta más famosa que la única e inigualable Nadia Comăneci de Rumania.

Nadia es la primera gimnasta a la que se le otorga una puntuación perfecta de 10/10 en los Juegos Olímpicos y cuenta con 5 medallas de oro olímpicas por separado, pero su ascenso a la fama es casi tan emocionante como sus logros atléticos. Echemos un vistazo a la historia de esta mujer única.

Comenzando en Rumania

Nadia nació en un pueblo de los Cárpatos llamado Onesti, en Rumania. Cuando era niña, dice que siempre fue hiperactiva y llena de energía, así que su madre decidió inscribirla en clases de gimnasia.

Pensó que esto sólo haría que la pequeña Nadia se cansara más, pero en realidad tuvo el efecto contrario. Nadia estaba tan cautivada con el deporte que practicaba, saltaba, corría y se movía en cualquier momento. Su madre no podía cansarla, pero hizo que se enamorara de este deporte.

Escalando Lentamente

Tan pronto como comenzó su primera lección, Nadia supo que había encontrado el llamado de su vida. Los saltos de verano, una rutina muy difícil, y las agotadoras sesiones de práctica eran cosas que a Nadia le encantaban desde que estaba en el jardín de infantes.

Lo que comenzó como un capricho de la infancia terminó como un sueño hecho realidad, y Nadia sabía, incluso a esa temprana edad, que sería una gimnasta de por vida. Es raro encontrar tu vocación tan pronto, así que aquellos que lo hacen son extremadamente afortunados por la ventaja que han recibido.

Encuentro con Bela Károlyi

Cuando Nadia era pequeña, hacía volteretas y todo tipo de trucos con sus amigos. Un extraño giro del destino hizo pasar al renombrado entrenador de gimnasia rumano, Bela Károlyi. Él y su esposa siempre buscaban promover el deporte y desarrollar jóvenes y prometedores talentos.

La joven Nadia, cuya aptitud natural y habilidades físicas brillaban incluso en su desenfrenado juego con los amigos, encajaba perfectamente en la lista. Károlyi se dio cuenta inmediatamente y se estableció el camino para hacer historia del deporte.

No rendirse

Bela y Nadia estaban entrenando 3 horas al día, todos los días. Afortunadamente para ella, la escuela de Bela estaba cerca de la casa de Nadia, así que no tuvo que desplazarse mucho. Él siempre la animaba, incluso cuando las cosas no iban tan bien.

A Nadia no le fue muy bien en sus primeras competiciones de amateurs, ya que se cayó mucho – pero Bela tenía fe en ella, y mientras seguía entrenando, su forma mejoró drásticamente, y comenzó a aterrizar con gracia y facilidad.

Primera competencia

La primera competición de Nadia fue el Campeonato Nacional Juvenil Rumano en 1969. Lo creas o no, sólo tenía siete años cuando compitió. Sin embargo, sólo obtuvo el 13º puesto. A pesar de su bajo ranking, el fracaso sólo pareció motivarla más.

Nadia volvió a entrenar más fuerte que nunca, y al año siguiente, cuando sólo tenía ocho años, se colocó en primer lugar, volando por los aires la competición y ganando el primer lugar de la forma más espectacular que se pueda imaginar.

Criterios de elegibilidad

En 1975, Nadia cumplió 14 años y finalmente pudo asistir a las competiciones de la categoría absoluta. Tan pronto como se dio a conocer en el mundo de la competición senior, ganó cinco medallas en el Campeonato de Europa, así como la copa americana en tándem, pero esto fue sólo un calentamiento.

Nadia tenía los ojos puestos en un premio mayor: su objetivo eran los Juegos Olímpicos de Montreal de 1976. Con un talento explosivo como el suyo, el mundo entero estaba aguantando la respiración para ver lo que le esperaba en la arena de competición más alta del mundo.

El beso con Bart

En marzo de 1976, Comăneci compitió en la edición inaugural de la American Cup en el Madison Square Garden de Manhattan. Mientras Nadia, de 14 años, iba al podio a recoger su plata, un fotógrafo instó al chico rubio estadounidense que estaba a su lado a que se inclinara para darle un beso.

Bart Conner, el gimnasta americano de 18 años, felizmente obedeció. Y aunque esto podría haber terminado de otra manera, los dos atletas sintieron una conexión inmediata, que sólo se haría más fuerte a partir de ese momento.

El camino a Montreal

En julio de 1976, Nadia estaba lista y dispuesta a dominar sus primeros juegos olímpicos. En ese momento, la comunidad internacional de la gimnasia estaba empezando a darse cuenta de ella, pero a pesar de su nuevo reconocimiento, nadie podía predecir lo que lograría entonces. Ni siquiera Nadia podía prever el resultado de la competición y, a pesar de su confianza en sí misma, seguía estando muy ansiosa y desconfiada de los acontecimientos que se avecinaban.

Pero cuando finalmente comenzaron los acontecimientos, todos tenían claro que algo excepcional estaba ocurriendo. En los Juegos Olímpicos de Verano de Montreal de 1976, Nadia Comăneci hizo historia.

El elusivo 10

A medida que realizan sus rutinas, las gimnastas se clasifican de 1 a 10 – pero ninguna gimnasta ha recibido nunca un diez perfecto en los Juegos Olímpicos. Ninguna gimnasta, es decir, hasta que llegó Nadia. Mientras Nadia ejecutaba su primera rutina gimnástica, la gente quedó aturdida. Los jueces se quedaron boquiabiertos y el público se volvió loco.

La ejecución de Nadia fue simplemente impecable, y los jueces no tuvieron más remedio que concederle un histórico y perfecto diez. Pero eso no fue suficiente para Nadia -durante esa competición, ella seguiría acumulando seis decenas perfectas más.

Consiguiendo una canción

Después de su impresionante actuación en los Juegos Olímpicos, la popularidad de Nadia en todo el mundo se disparó. Cuando el periodista deportivo Robert Riger presentó una serie de montajes a cámara lenta de Nadia en el programa de televisión Wide World Of Sports de ABC, los interpretó con el tema «El sueño de algodón de la película Bless the Beasts and the Children».

El segmento fue transmitido una y otra vez, y la pieza llegó a ser conocida como «El Tema de Nadia». La canción se convirtió en uno de los 10 mejores sencillos en el otoño de 1976, y fue oficialmente rebautizada «El Tema de Nadia» por sus compositores.

Una explosión de popularidad

Nadia tomó el mundo de la gimnasia por asalto. Fue nombrada «Overseas Sports Personality and the Female Athlete of the Year» de la BBC en 1976 y su foto apareció en la portada de la revista «Time», un gran, gran honor.

En su país, Nadia se convirtió en una heroína nacional, y el gobierno rumano la colmó de regalos y honores. Parecía que el mundo era su ostra, pero todas las cosas buenas deben terminar. Pronto, las cosas comenzarían a desentrañarse.

Las cosas empezaron a ir cuesta abajo

Desde la perspectiva pública, Nadia estaba viviendo una vida perfecta. Entre bastidores, sin embargo, todo empezó a desmoronarse. Sus padres estaban peleando mucho y en medio de un divorcio, y la atención del público la estaba afectando.

Ningún niño quiere que sus padres se separen, especialmente cuando todo el mundo está mirando. Además, tuvo que dejar de entrenar con su amada entrenadora Bela, y se le instó a que buscara un nuevo entrenador. Fue duro.

Intento de suicidio

A los 15 años, Nadia se sentía atrapada y controlada. Las presiones de la formación, la atención de los medios de comunicación internacionales y la participación del gobierno en su vida la estaban afectando, y eso, además de ser una adolescente, la hacía sentir como si ya no pudiera soportarlo más.

En un acto de desesperación, intentó quitarse la vida, pero afortunadamente, el intento fue inútil. Tras el traumático suceso, las autoridades rumanas la asignaron de nuevo a Bela para que recibiera entrenamiento, y se restableció un mínimo de normalidad.

Golpes de Pubertad

Al llegar la pubertad, el gobierno rumano instó a Nadia a que se tomara un descanso del deporte, ya que las gimnastas suelen tener un mejor rendimiento cuando son pequeñas. Dejó de entrenar y decidió comer todo lo que tenía a la vista.

En un corto espacio de tiempo creció varios centímetros más alto y una piedra más pesada – pero más tarde ese mismo año, e independientemente de su tamaño, volvió a competir – y también volvió a ganar medallas para su país. Nadia era imbatible, pubertad o no.

Un asunto asumido

La prensa siempre está enamorada de los atletas y del éxito, y por eso les gusta inventar historias. Una de esas historias inventadas fue que Nadia tenía una aventura con Nicu Ceaușescu, el hijo del dictador rumano, Nicolae Ceaușescu.

Su imagen se estaba deteriorando lentamente debido a los rumores, lo que hizo que pareciera que estaba usando sus logros profesionales para acercarse al poder. Por supuesto, estos rumores eran totalmente falsos. Nadia no estaba teniendo una aventura.

De nuevo cuesta abajo

Con todo el alboroto y el drama que está ocurriendo, no es de extrañar que los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980 no salieran según lo planeado. Claro, ganó cuatro medallas -dos de oro y dos de plata-, pero hubo serios problemas con el marcador.

Bela Károlyi, el entrenador de Nadia, estaba furioso con los jueces, sintiendo que no la habían marcado de manera justa, y su discusión con ellos fue capturada en la televisión en vivo. Las autoridades rumanas consideraron que esto no les afectaba mucho y que su vida, al regresar a Rumania, se volvería muy difícil.

Collares

Nadia era un fenómeno internacional, y era la persona a batir en los Juegos Olímpicos. Los rusos querían tanto que sus gimnastas ganaran que trajeron soldados a las gradas específicamente para interrumpir y distraer a los competidores de otros países.

Cuando Nadia estaba despierta, gritaban constantemente «¡Cae, Nadia, cae!» Pero el profesionalismo de Nadia perseveró, y no sólo no cayó, sino que además ganó medallas en la competición contra estas probabilidades irrazonables y antideportivas.

Puntuaciones fijas

La lucha de Bela por los resultados de la competición hizo creer a todo el mundo que los Juegos Olímpicos se estaban convirtiendo en un acontecimiento político, en oposición directa a lo que debería ser. La neutralidad de los Juegos Olímpicos está en el centro mismo de los valores y la declaración de misión del evento internacional, y la manipulación política fue una acusación muy seria.

El entrenador dijo que había visto muchos casos de jueces rusos que fijaban las puntuaciones y los resultados de sus gimnastas, y ese tipo de acusaciones no fueron tomadas a la ligera por los rusos… o por el régimen comunista de Rumania.

Ordeñando a Nadia por dinero

En 1981, el gobierno comunista de Rumania se dio cuenta de que Nadia podía hacerles ganar mucho dinero. Por eso, organizaron la gira de Nadia, «Nadia ’81», donde recorrió los Estados Unidos como una estrella de rock. Nadia era famosa en todo el mundo y la gente hacía cola para ver a la chica maravilla de la gimnasia.

La gira fue un éxito y el gobierno ganó 250.000 dólares, pero la propia Nadia sólo recibió 1.000 dólares por sus esfuerzos. Si bien los 1.000 dólares no eran una suma pequeña para los estándares rumanos en ese entonces, todavía se sentía explotada.

Defectos de Bela Karolyi

Debido a que había causado sensación en los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980, la vida de Bela estaba en peligro. El gobierno rumano comenzó a enviar gente para que lo siguiera y monitoreara todos sus movimientos.

Debido a esto, él y otros dos miembros de la gira «Nadia ’81» decidieron desertar a los Estados Unidos, en lugar de regresar a su tierra natal cuando la gira terminó. Bela intentó preguntarle a Nadia si quería desertar con ellos también, pero Nadia no estaba interesada: seguía queriendo volver a Rumania.

Atrapado

Aunque Nadia decidió no desertar, incluso cuando tuvo la oportunidad, tras la deserción de Bela, el gobierno rumano dejó de confiar en ella. Trataron de evitar que se produjera una deserción también con Nadia y, por lo tanto, decidieron prohibirle que visitara los países occidentales.

Intervinieron su teléfono, leyeron su correo y asignaron agentes del gobierno para que la siguieran. La pobre niña estaba atrapada en su país de origen, y su vida, ya de por sí difícil, se hizo mucho más difícil con la mayor participación del gobierno.

Un plan de escape

A medida que la vida de Nadia se hacía más difícil, se dio cuenta de que, aunque en un principio no quería dejar Rumania, se estaba volviendo inseguro para ella quedarse. Se puso en contacto con un hombre llamado Constantin Panait – un ciudadano rumano que había logrado escapar de Rumania, nadar a través del Danubio y terminar, de alguna manera, en Florida.

Panait prometió sacar a Nadia del país debido a toda la situación que estaba pasando, y se comprometió a llevarla a salvo a América. Nadia entendió sus prioridades y decidió arriesgarse con Constantin.

Sin decirle a su familia

Nadia sabía que no podía decírselo a sus padres, ya que estarían en contra de su deserción. Las únicas personas a las que informó fueron su hermano menor y su esposa. La animaron a encontrar una vida mejor y a luchar por sí misma, y Nadia decidió seguir adelante con el plan.

Se puso en contacto con Constantin y los dos se ocuparon de hacer planes y orquestar su fuga. Mientras Nadia tenía sus dudas sobre Constantin, su hermano hizo algunas comprobaciones y le dijo que él era el verdadero negocio.

Éxito

Nadia llegó a la frontera húngara en medio de un frío invierno europeo. La policía fronteriza húngara reconoció inmediatamente a la famosa gimnasta, pero en lugar de arrestarla, le trajo una manta y organizó su transporte a la embajada austriaca.

A partir de ese momento, sólo pasó un tiempo hasta que se encontró en Viena. Allí, pudo reunirse con Panait, y a los dos se les proporcionó un par de boletos de avión a la ciudad de Nueva York.

Controversia

Cuando aterrizó en Estados Unidos, no todo el mundo estaba contento con su llegada. Atrás quedaron los días en que era una linda estrella de la gimnasia de 15 años. Esta vez, era una mujer adulta con tacones altos, con rumores y controversia detrás de ella.

La gente asumió que estaba teniendo una aventura con Constantin, que estaba casado, y la respuesta de Nadia a las preguntas sobre el tema, debido a la falta de fluidez en inglés, fue un frío «y qué». No recibió una cálida bienvenida, pero al menos no fue rechazada.

Traicionada

Nadia estaba agradecida por Constantin Panait y su ayuda, pero no tenía ni idea de que la estaba aislando de la gente que intentaba alcanzarla. Muchos de sus amigos rumanos en Estados Unidos intentaban ponerse en contacto con ella, entre ellos Bela Karolyi, su querido ex entrenador, y Bart Conner, la joven gimnasta estadounidense que había conocido todos esos años atrás.

Habían oído hablar de su llegada a Estados Unidos en la prensa, pero cuando se acercaron a Panait para intentar ponerse en contacto con ella, él simplemente no transmitió sus mensajes.

Tratando de hacer contacto

Bart Connor investigó un poco y se dio cuenta de que Nadia no había estado en contacto con nadie que conociera en los Estados Unidos desde su llegada, y esto le generaba sospechas.

Encontró esto sospechoso, y cuando se enteró de una entrevista que se suponía que ella iba a dar sobre el show de Pat Sajak, se puso en contacto con la productora y voló a Los Ángeles en el último momento, tomando un helicóptero directamente al estudio, para encontrarse con ella en el aire como invitado sorpresa, temiendo que no tuviera la oportunidad de hablar con ella en persona.

No es quien parecía ser

Panait tenía cautiva a Nadia y controlaba su vida de una manera alarmante. Se alojaban en moteles y hoteles, y Nadia se mostraba reacia a comentar sobre su relación con el hombre casado.

Al principio, parecía actuar como un amigo, pero en realidad se estaba aprovechando de ella y arruinando su vida. Nadia, por su parte, pensó que dejar que Panait fuera «su manager», como él decía, era un precio justo a pagar por su ayuda para sacarla de Rumania.

Libertad

Alexandru Stefu, un entrenador de gimnasia que era un buen amigo de Nadia, había decidido ayudarla. Atraía a Constantin y a Nadia a una reunión, y después de suficiente estímulo y ayuda, Nadia finalmente acusó a Constantin de maltratarla. Panait rápidamente se dio cuenta de que estaba en problemas, así que le robó el coche y el dinero y se escapó del país.

Finalmente, ella fue libre. Años más tarde, Nadia dijo que no fomentaba resentimientos hacia el hombre, y que él la había ayudado a salir de Rumania y entrar en Estados Unidos, que era lo que realmente importaba.

Paul Ziert la acoge

Como no tenía dinero, necesitaba un lugar donde quedarse. Después de que su amiga Alexandru Stefu falleciera en un accidente de esnórquel, tuvo que encontrar la manera de llegar a fin de mes. Afortunadamente, Paul Ziert, entrenador de gimnasia de Bart Conner, se ofreció a acogerla.

Iba a residir en Norman, Oklahoma. Nadia se mudó con Ziert y su familia, y finalmente terminó contratándolo como su manager personal. Fue en ese momento cuando Bart y Nadia empezaron a acercarse de verdad.

Reconectando

Ziert le dio el número de teléfono de Nadia Bart Conner, y los dos poco a poco empezaron a hablar más y más por teléfono en el próximo año más o menos. Como culminación de su amistad, le ofreció a Nadia venir y ayudarle a abrir y dirigir una escuela de gimnasia.

Nadia fue increíblemente honrada con la oferta de su amigo, y estuvo de acuerdo. La relación de ambos floreció y creció, y parecía como si Nadia finalmente hubiera encontrado su lugar.

Un amor reavivado una vez más

Bart y Nadia compartieron un beso en la mejilla hace años. Parecían inseparables cuando se conocían y después de todo ese tiempo, empezaron a salir en serio. Todo culminó en 1994, en Ámsterdam, donde Bart finalmente tuvo el valor de ir y proponerle al amor de su vida.

Nadia, por supuesto, dijo «sí», aceptando la propuesta de amor. Ella y Bart se casarían y, tras la caída de la dictadura rumana, decidieron hacerlo en su ciudad natal de Bucarest. Un final feliz…

Todo era como debía ser

Como Rumanía ya no era comunista, la gente quería que Nadia regresara. El nuevo gobierno era liberal y la veían como un héroe nacional. Incluso le permitieron usar la Casa del Parlamento para su boda con Bart.

Gente de todo el país llegó para honrar al mejor atleta rumano de todos los tiempos, y 10.000 personas asistieron a la boda, que fue televisada. La gente se tomaba días libres para asistir al trabajo, y Nadia sentía que Rumania era, una vez más, su verdadero país.

Sintiendo lástima

Nadia se sintió mal por dejar Rumania. Durante la transmisión televisiva en directo de su boda, dijo que siempre amó al pueblo rumano y que sus problemas eran con el gobierno, no con ellos.

El amor era mutuo, ya que nunca se olvidaron de sus logros y patriotismo, y Nadia sigue siendo considerada, hasta el día de hoy, una de las personalidades más queridas, honradas y respetadas del país. Mientras que Rumanía no tiene regalías, Nadia es lo más cercano a las regalías rumanas que puede ser.

La Academia

Hoy, Nadia y Bart han fundado la Academia de Gimnasia Bart Conner. A pesar de estar en Norman, Oklahoma, miles y miles de estudiantes potenciales solicitan unirse cada año, para tener la oportunidad de ser entrenados por estos atletas de clase mundial.

Cuando no dirigen la academia, Bart y Nadia recorren el mundo, dando charlas, conferencias y seminarios de capacitación, y son muy patrocinados. Todos en el mundo de la gimnasia quieren que avalen sus productos y los representen comercialmente.

Mejor amiga de Katie Holmes

En 2015, Katie Holmes y Nadia fueron vistas juntas, riendo y charlando como si fueran viejas amigas. Desarrollaron un vínculo cuando Katie decidió dirigir un cortometraje sobre el éxito de Nadia en los Juegos Olímpicos de 1976.

Puede parecer extraño, pero las dos parecen una pareja perfecta. Katie Holmes es una gran admiradora de Nadia, y había decidido contar la historia de su vida de una manera que todos pudieran entender y relacionarse con ella. Nadia sólo estaba feliz de ayudar.

Princesa Eterna

«Princesa Eterna», ese fue el título del debut como directora de Katie Holmes. Puede que no haya sido un gran éxito, pero realmente le permitió a Katie conocer a la legendaria gimnasta. Nadia utilizó su experiencia y perseverancia a través de experiencias difíciles para contarle al mundo la historia de nunca rendirse.

Mucha gente podría usar esta historia como motivación, y el relato de Holmes es extremadamente motivador e inspirador. Además de la relación profesional que las dos han formado, se han convertido en amigas íntimas.

¿Violencia?

El entrenamiento atlético profesional puede ser muy duro, especialmente cuando comienza a una edad muy temprana. Aún así, hay una diferencia entre un regimiento de entrenamiento estricto y el abuso.

En 1995, el mundo se sacudió hasta la médula cuando se supo que una gimnasta rumana de 11 años había sido golpeada hasta la muerte por su entrenador. Cuando el entrenador fue detenido sospechosamente después de meses, dijo que Nadia también fue golpeada por su entrenador, Bela. Tanto Bela como Nadia negaron estas mentiras.

Sin Fotos

Los periodistas occidentales encontraron todo el caso espeluznante, así que decidieron investigar más a fondo y averiguar lo que realmente sucedió. No había fotos de la joven, ya que el gobierno las confiscó todas.

Una teoría proponía que el gobierno rumano quería recuperar su estatus perdido en el deporte y crear una nueva Nadia Comaneci para conquistar el mundo, por lo que animaron al entrenador a utilizar la violencia como medio para lograr la perfección.

El punto de vista de Bela sobre las cosas

El legendario entrenador dijo que en Rumanía pasan cosas así todo el tiempo. Aunque el país ya no es una dictadura, la policía secreta es muy poderosa y puede hacerte desaparecer. Eso, junto con la abrumadora voluntad de triunfar en los deportes, es una receta para el desastre.

Dylan

En 2006 Nadia y Bart dieron la bienvenida a su hijo, Dylan, al mundo. Nadia lo considera el centro de su vida. El hombrecito siempre pasa tiempo con su mamá y su papá. A ambos les encanta mostrar fotos de él a todo el mundo.

Y aunque Dylan es todavía joven, todo el mundo quiere saber si él también terminará teniendo una carrera como atleta. Pero incluso si elige un camino de vida muy diferente al de sus padres, recibirá todo el amor y el apoyo que puedan proporcionarle.

Negocios

Hoy, Nadia y Bart han ampliado sus planes de negocio. Además de su escuela de gimnasia, venden artículos y equipos de gimnasia. Su compañía fabrica y vende todas las piezas posibles de equipos de gimnasia, desde almohadillas para choques y cintas de agarre hasta barras.

Los productos no son baratos, ya que se consideran de primera calidad en el mundo de la gimnasia y son muy solicitados por los profesionales. Nadia y Bart no sólo son atletas increíbles, sino también gente de negocios increíble.

Arnold es un gran admirador

Katie Holmes no es la única amiga de Nadia en Hollywood. Actualmente, Nadia y Bart residen en Los Ángeles. Un día, de repente, vio a Arnold Schwarzenegger entrenando en su gimnasio.

Pero aunque ella, obviamente, sabía quién era el actor y ex gobernador del estado, en realidad fue Arnie quien se acercó a ella primero y le dijo que era un gran fan. Incluso le pidió que fuera su entrenadora personal para el día y con gusto compartió sus elogios sobre los medios sociales.

Su compañía de producción

Nadia decidió que quiere ayudar a los jóvenes gimnastas a ser vistos en todo el mundo. Por lo tanto, fundó la compañía Perfect 10 Productions. Con ello, se encarga de llevar al público todos los eventos cruciales de la gimnasia.

A menudo trabaja con ESPN, Fox y muchas otras grandes emisoras, asegurándose de que los eventos de gimnasia sean transmitidos profesionalmente y que las gimnastas reciban su tiempo en el centro de atención para brillar y ser vistas, como ella lo había sido, todos esos años atrás.

Unos frescos 10 millones de dólares

Hoy en día, Nadia vale alrededor de 10 millones de dólares. No, no logró conseguir todo ese dinero de la noche a la mañana. Ella trabajó duro con Bart, su esposo, en el desarrollo de su academia, ventas de equipos y compañía de producción.

Como resultado de todo ese arduo trabajo, Nadia puede disfrutar de su éxito y vivir el resto de su vida en paz y prosperidad. Después de todo, considerando todo por lo que ha pasado, definitivamente creemos que se lo merece.

La Mentalidad

Cuando la gente cita los logros de Nadia, todos piensan que el talento es la razón principal de ello. Cada vez, Nadia niega esta idea. Dice que es su mentalidad la que le permitió alcanzar el reino de superestrella de la gimnasia.

Ella odiaba tanto perder que decidió no dejar que eso pasara. Y aunque podemos entender y respetar el hecho de que a ella no le gusta perder – a pesar de lo que ella dice, creemos que se requiere al menos algún tipo de talento para ganar una serie de 10 perfectos en los Juegos Olímpicos.

Nadie la vencerá nunca

A pesar de que ella es la sensación de tener los primeros diez perfectos, la gente todavía espera que alguien la venza. Sin embargo, debido a algunos cambios en las reglas de puntuación y calificación de las rutinas de los atletas, es aparentemente imposible que alguien reciba un 10 puro en los Juegos Olímpicos de hoy.

¿Seguirán siendo indiscutibles las puntuaciones históricas y perfectas de Nadia? ¡Posiblemente! Pero si la historia de Nadia prueba algo, los récords están hechos para ser batidos, y sólo podemos esperar que la persona que rompa su récord venga de la escuela de ella y de Bart.

Nuevos elementos

Un elemento es el nombre de un movimiento en la gimnasia. Nadia es conocida por crear tantos elementos nuevos y diferentes en el deporte, que los expertos todavía estudian videos de sus rutinas para hacer que los jóvenes competidores capturen parte de su gloria.

Ella es simplemente única. Los deportes son moldeados con el tiempo por sus participantes, y los atletas están constantemente tratando de empujar la barra y romper récords previos – pero la influencia de Nadia en su campo es realmente única.

Es una forma de vida

Mucha gente piensa que los atletas no pueden esperar para dejar ir su carrera. Pero en el caso de Nadia, eso simplemente no es cierto. Nadia no estaba participando en el estilo de vida deportivo sólo para poder terminar con esto – para ella, esa era siempre la forma en que ella había querido vivir. Hoy en día, nunca come alimentos procesados y observa religiosamente su ingesta de calorías.

Su salud es extremadamente importante para ella. En una entrevista, ¡dijo que no ha comido papas fritas en más de 25 años! Vaya, esta mujer sí que sabe ser disciplinada, ¿no lo crees?

Todavía en forma

Incluso hoy en día, Nadia siempre hace ejercicio al menos una vez al día. Ella dice que esto mantiene su mente fresca y le permite concentrarse en las tareas que tiene por delante. A diferencia de antes, cuando entrenaba hasta 8 horas diarias, ahora prefiere entrenamientos de alta intensidad que duran unos 30 minutos.

A la edad de 56 años, es más que impresionante, y todavía está en mejor forma que muchas personas de la mitad de su edad. Quizás este intenso enfoque de la formación es lo que le ha permitido tener éxito también en el mundo de los negocios.

Salata de Vinete

Entonces, ¿qué hace en casa una profesional de la salud y el deporte que realmente se preocupa por su cuerpo y por lo que come? El plato favorito de Nadia, llamado Salata de Vinete, es súper saludable y se origina en su tierra natal de Rumania.

Es básicamente una mezcla de berenjenas y cebollas asadas y en puré, junto con muchas especias diferentes. Un plato balcánico clásico, es a la vez saludable y proporciona un sabor casero, y Nadia lo prepara para ella, su marido y su hijo de vez en cuando.

Usando su voz para el bien

Cuando los campeonatos mundiales de gimnasia se celebraron en Montreal en 2017, la organización le pidió a Nadia que fuera la portavoz del evento. El gesto simbólico es nada menos que asombroso, ya que la legendaria Nadia marcó el único diez perfecto en 1976 en Montreal.

Nadia, por supuesto, aceptó la increíble oferta y se alegró de volver al lugar donde todo comenzó. ¿Quién hubiera pensado que tantas décadas después, esa joven gimnasta podría volver?

Comentarios