Músicos trans y no-binarios que necesitas en tu playlist

0
192
LOS ANGELES, CALIFORNIA - JUNE 04: Musician Ryan Cassata performs onstage at OUTLOUD: Raising Voices Concert Series at Los Angeles Memorial Coliseum on June 04, 2021 in Los Angeles, California. (Photo by Scott Dudelson/Getty Images)

La inclusión comienza con lo que escuchas en tu vida diaria. Aquí algunas opciones de músicos trans y no-binarios que vale la pena escuchar.

Ya sea en el mundo LGBTGI+ o en cualquier segmento vulnerado, la inclusión va mucho más allá del respeto y la aceptación. Una verdadera inclusión consiste en reconocer y apreciar las artes que una comunidad está haciendo, e integrarlas en manera de lo posible en nuestra cotidianidad. Y quizás una manera fácil de lograrlo es a través de la música. Cada vez es mayor la presencia trans y no-binaria en la industria, y sin embargo, para mucha gente no existe más que la legendaria Kim Petras para hablar de músicos trans. Por eso, nos dimos a la tarea de crear un repertorio no-binario de distintos géneros, en un esfuerzo por romper barreras musicales.

Sir Babygirl

Sir Babygirl

Originaria de Californai, Kelsie Hogue, mejor conocido como Sir Babygirl es una persona no binaria que busca, a través de un pop muy accesible, hablar sobre la experiencia queer y así dar visibilidad a los géneros marginalizados. Sus letras resaltan por un carácter emocional casi poético, a veces crudo, pero muchas veces con un sentido del humor sorprendente.

Laura Jane Grace

Laura Jane Grace

Quieres que te vean como ven a cualquier otra chica / Sólo ven a un marica / Aguantan la respiración para no oler la peste“… escuchar a Laura Jane Grace (nacida como Thomas James Gabel), vocalista de Against Me!, cantar cualquier tema “Gender Dysphoria Blues”, es una experiencia que causa un cortocircuito en cualquier persona que no se mueva con cierta fluidez: una mujer cantando con una voz que compite con la de cualquier vocalista icónico del punk, hablando sobre cómo quiere ser vista como una chica más. Con letras increíblemente vulnerables y la voz decidida y firme que caracteriza al punk, esta es una banda a la que cualquier curioso de la cultura trans tiene que escuchar a detalle alguna vez.

Teddy Geiger

Teddy Geiger,Ryan Pfluger for The New York Times

Cualquier persona que pasó por la adolescencia a principios a mediados de la década pasada ubica a Teddy Geiger y posiblemente hasta fue amor platónico de unos cuántos. Hoy, sin embargo, la cantante se identifica como mujer trans desde hace cuatro años. Quizás como Teddy le perdimos la pista, pero seguimos escuchando su trabajo, interpretado por artistas como Shawn Mendes, One Direction, 5 Seconds of Summer e incluso Tiësto. En cuanto a su música, Teddy ha lanzado discos con los nombres teddy<3 y LillyAnna, los cuales utilizaba desde antes de salir del clóset.

Peppermint

Esta participante de la séptima temporada de RuPaul’s Rag Drace lleva dos discos como cantante, explorando un rango considerable de estilos: R&B, pop, disco, hip-hop. Su repertorio incluye canciones para todo tipo de situaciones, pero en el mes del orgullo, nada como “Civil War”, una canción en la que Peppermint habla sobre su lucha como mujer transgénero.

Anna Varney-Cantodea

Foto tomada de Le Miau Noir.

Yéndonos al inframundo musical, en ese donde habitan los géneros más oscuros y aterradores, se encuentra una de las historias más bizarras de la escena trans (al grado de que ella afirma que su música la compone en compañía de espíritus, vive en un estado de aislamiento extremo y “no da conciertos a humanos”. Varney es vocalista de la banda Sopor Aeternus & the Ensemble of Shadows, un proyecto de darkwave melancólico, pesimista y con una estética perturbadora para algunos, fascinante para otros, pero definitivamente hipnótica (y, hay que aceptarlo, medianamente difícil de escuchar). Es muy poco lo que se sabe de Anna, pues a lo largo de su carrera ha dado menos de cinco entrevistas, a pesar de ser ya un personaje de culto.

Ryan Cassata

PHOTO CREDIT: DAVID YERBY

Ryan Cassata es un vlogger, cantante y activista trans que explora temas de género e identidad a través de una fusión de country, rock y pop con letras que, si bien tienden a hablar de una lucha, tanto interna como externa, se inclinan hacia un espíritu optimista. Además de su carrera como actor, músico y creador de contenido, Cassata da pláticas sobre reasignación y desórdenes de identidad de género y dependencia de sustancias. Vale la pena escuchar la canción “Daughter”, en la que Cassata hace una carta a su padre para explicar cómo su salida del clóset cambió la relación entre ambos.

Lucas Silveria

El frontman de The Cliks fue una de los primeros músicos transgénero en firmar contrato con una disquera grande (Warner Music), en 2006. Y a pesar de que esa etiqueta lo perseguirá históricamente, la lucha de Silveria siempre se ha tratado de ser reconocido más como un músico que como un estandarte de la lucha trans. Por eso, sus canciones suelen ser mucho más universales que las de otros músicos de esta lista.

KC Ortiz

KC Ortiz trabajó durante un tiempo en las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, hasta que salió del clóset como mujer trans y fue despedida. Hoy, Ortiz vive en el cuerpo que le corresponde y trabaja, además de por la aceptación de su género, por un sueño personal de la infancia: ser una rapera como Lil’ Kim (aunque al escucharla, sobre todo su material más reciente, tiene referencias ligeramente más rudas).

Arca

Para el mundo de la música experimental, Arca, originaria de Venezuela, es ya toda una leyenda. A sus 32 años, su currículum como productora incluye proyectos de Björk, Kanye West, FKA twigs, Kelela y Frank Ocean. Su música es difícil de describir: así como puede presentar sets súper saturados que son más ruido que música, puede irse por sonidos con tintes gregorianos y letras místicas y desgarradoras. Su música no es para todo tipo de oídos, pero una cosa es segura: escucharla es toda una experiencia.

Colin Self

Siguiendo un camino musical similar al de Arca –quizás aún más libre–, Colin Self ocupa la voz como un canal para explorar las barreras de género. Así, su música oscila entre sonidos angelicales, casi operáticos, hasta voces exageradamente procesadas que parecen una especie de vómito tecnológico (y no necesariamente en un sentido grotesco), precisamente porque, además de explorar temas de género, Self indaga también en temas de tecnologías digitales, comunicación y conciencia.

lifeandstyle.

Comentarios