Ciudad Juárez vibró con la emisión 2022 del Tecate Supremo

0
229

Más de 30 mil almas se conjugaron en el Parque El Chamizal para escuchar y vibrar con más de 15 bandas dispuestas en dos escenarios

Pablo Queipo V.

Luego de una larga espera a causa de la pandemia, Ciudad Juárez albergó una emisión más de su ya tradicional festival Tecate Supremo. En esta ocasión estuvieron sobre los escenarios Tecate y Supremo extraordinarias agrupaciones y solistas como El Gran Silencio, Panteón Rococó, Porter, Siddhartha, Babasónicos, Caribou, Bengala y Kakkmaddafakka; mención aparte y por ser los estelares Café Tacvba.

Con una organización sobresaliente el evento llegó a buen puerto luego de que más de 30 mil asistentes pudieron ver sobre los escenarios a quienes hacen de su vida diaria más llevadera gracias a su música.

Kakkmaddafakka (Facebook TS)

Distintas propuestas musicales se pudieron escuchar, ska, pop ¡mucho pop!, baladas corta venas, hip hop y algunas otras fusiones entre varios ritmos. En sí no se podría afirmar que fue un festival 100% rockero.

Iniciaron Celest, Primavera Club, Ramona, Uzielito mix y Clubz, para que posteriormente saltara al escenario Tecate la banda noruega Kakkmaddafakka, quien al principio dio muestras de un nerviosismo evidente y auditivo, pero con el correr del show mejoraron y ofrecieron una presentación digna, hasta ahí.

Luego (a mi parecer) lo mejor del festival, El Gran Silencio, que desde que se plantaron sobre el escenario Tecate rompieron ceja, oreja y media madre con su ya añejo y respetado género del Chúntaro Style. se escucharon clásicos ya del rock nacional como “Duerme Soñando”, el cover de Napoleón “Lo Que No Fue, No Será” y cerraron con “Chúntaros Style” en la cual incluyeron un extracto del clásico de Maldita Vecindad “Pachuco” para rendirle homenaje al desaparecido Sax, todo esto enmarcado en un slam épico. Fue tan ovacionada y prendida su actuación que se pasaron de su tiempo sobre el stage por lo que se optó para que desde la consola principal ¡le bajaran el volumen a todos sus instrumentos y micrófonos! No cabe duda que sí… ¡El Gran Silencio es la pura sabrosura!

El Gran Silencio

Siddhartha fue quien continuó y a decir verdad los grados incandescentes que habían dejado los Chúntaros sobre el escenario fue de inmediato congelado por un estilo dormilón, con desgano y bastante cadencioso que me atrevo a decir no fue lo que esperaba escuchar. Y sí, como dijo un gran amigo que estuvo conmigo en el festival, Juanito Reyes “esta es música pop, muy pop para una generación actual de cristal”.

Babasónicos, Caribou y Porter cada uno hizo su trabajo dejando a los miles de asistentes con un buen sabor de boca, muy chelero por cierto.

Siddhartha

Luego en el Supremo la fiesta continuó con la prendida y vibrante actuación de Panteón Rococó, banda que es en la actualidad la consentida si no del rock sí del ska (lo cual en definitiva no hay que confundir). Una hora sobre el escenario fue suficiente, muchos querían más pero estaba pactada ya la hora para que los cerca de 20 mil juarenses y demás ciudades que los acompañaron se trasladaran al otro escenario para ver a Café Tacvba.

Panteón Rococó

¿Qué se puede decir de la calidad ya probada de los Tacvbos? Nada, absolutamente nada, tienen un manejo escénico envidiable, Emmanuel, Meme, Joselo y Rubén muestran una veteranía sin un dejo de duda y si a esto le agregamos que el sonido estuvo insuperable, pues no hay más que agregar, sólo que se desprendieron de sus gargantas rolas como “Chilanga Banda”, “Las Flores”, “Cómo Te Extraño” (de Leo Dan), y “El Puñal Y El Corazón”, entre otras.

Café Tacvba

En resumen se puede escribir que una vez más la prueba fue superada, las empresas Apodaca y Ocesa sortearon con éxito cualquier obstáculo que se hubiera presentado sobre el desarrollo del evento. El Tecate Supremo va ¡y fue! Así que a prepararnos para el TS del ’23, el cual seguramente tendrá un cartel de poca madre; sólo con una pequeña petición de este su humilde servidor; ¡metan rock por favor! ¡Nos hace falta escuchar más rock…!

Comentarios