Brian May estudia la posibilidad de llevar al cine la precuela de “Bohemian Rhapsody”

0
140

Fuente: RockAmerika

Estrenada en noviembre de 2018, “Bohemian Rhapsody” se ha convertido en la película biográfica musical más taquillera de todos los tiempos, recaudando más de mil millones de dólares en la taquilla mundial. También fue la película número 1 más vendida de 2019 en su estreno en casa.

Hablando en Instagram Live sobre una posible secuela, May dijo: “Lo estamos estudiando. Sí, hemos estado mirando ideas”.

Y añadió: “Va a ser difícil seguirla, ya que ninguno de nosotros podía predecir lo masiva que iba a ser. Pusimos mucho empeño en hacerla y nadie podía predecir [su éxito], ya que fue más grande que “Lo que el viento se llevó”. Pero sí, estamos pensando que tal vez podría suceder, pero tendría que ser un gran guión. Va a llevar un tiempo averiguarlo“.

En julio de 2020, el baterista de Queen, Roger Taylor, dijo que una secuela de “Bohemian Rhapsody” era poco probable. “Realmente creo que tenemos que sentarnos durante un año o dos y analizar las cosas y ver si es algo creíble o creíble”, dijo a Rolling Stone. “La película fue un gran éxito. Nos encantó, obviamente. Pero creo que no me gustaría que me vieran como si estuviera cobrando otra vez. Tendría que tener un guión y un escenario muy, muy buenos para que eso funcionara. Ahora mismo, no se me ocurre cómo hacer una secuela”.

Y continuó: “Si a alguien se le ocurre un plan genial, quizá nos lo planteemos. [Risas] Ahora mismo, estamos muy contentos con lo que hizo la película. Hay muchas secuelas que no están a la altura de la original. Hay algunas obvias que sí, pero en general, creo que es un territorio peligroso”.

Roger continuó diciendo que estaba sorprendido por el éxito de la película.

“Fue extraordinario”, dijo. “Se presentaron los Globos de Oro y los BAFTA y luego los Oscar. Pensamos: ‘¡Eh, nos lo llevamos!’. Fue un gran viaje, pero no era nuestro mundo. Nuestro mundo es el del rock and roll. Fue fascinante y muy interesante participar. Cuando la película obtuvo cuatro Oscar, tardó un tiempo en asimilarlo. Eso sí, a Brian y a mí no nos dieron ninguno. Pero no pasa nada”.

A principios de 2020, May también descartó la posibilidad de hacer una película de continuación, y dijo a Rolling Stone: “No creas que no lo hemos pensado. Hemos hablado. Básicamente, creemos que no, por el momento. Las cosas podrían cambiar, supongo, pero creo que sería difícil”.

Según May, parte del reto de hacer otra película es que probablemente se centraría en la batalla del cantante Freddie Mercury contra el sida, que se le diagnosticó en 1987. Mercury luchó contra la enfermedad en privado, contándoselo sólo a unos pocos amigos cercanos en los años siguientes. Murió en noviembre de 1991.

“No creo que sea algo edificante”, dijo May a Rolling Stone. “No digo que sea imposible porque hay una gran historia ahí, pero no sentimos que sea la historia que queremos contar en este momento”.

La actuación de seis canciones de Queen en el Live Aid sirve como final triunfal para “Bohemian Rhapsody”, protagonizada por Rami Malek como Mercury. Pero la película dejó fuera una tonelada de la historia real de Mercury, como reconoció May durante su entrevista con Rolling Stone.

“Hay un millón de cosas en nuestra carrera que no se podían mostrar en una película, ya que la película tenía que ser tan simplificada para que se pudiera ver”, dijo. “Pero realmente no creemos que haya otra película ahí. Eso es lo más importante. Creo que deberíamos buscar en otra parte. Hay otras ideas que hemos tenido, pero no creo que haya una secuela. Pero lo hemos considerado muy seriamente“.

A pesar de las malas críticas y de un director problemático (el director original, Bryan Singer, fue sustituido por Dexter Fletcher durante el rodaje), “Bohemian Rhapsody” salió de la puerta como un éxito masivo y desde entonces ha destronado a “Straight Outta Compton” para convertirse en el biopic musical más taquillero de todos los tiempos.

En la película, el diagnóstico de sida de Mercury se produce antes que en la vida real: antes de la actuación en el Live Aid en el estadio de Wembley, cuando, en realidad, Mercury fue diagnosticado de sida en 1987.

En cuanto a los cambios en la línea de tiempo de lo que ocurrió en la vida real, Taylor dijo a la revista Mojo: “Lo importante es que ocurrió. No estamos diciendo mentiras. La cronología no importa realmente”.

Comentarios