Aún se desconoce el origen del coronavirus en Wuhan

0
181

El mercado de mariscos no sería la única fuente, pues los primeros casos no tuvieron vínculo con éste, señala estudio. Alemanes estudian cura contra estos virus, pero para futuros casos.

El nuevo coronavirus podría tener más de un origen, lo que queda claro es que el mercado de mariscos de Wuhan no sería el único e incluso podría no serlo. Un estudio publicado en The Lancet señala que el mercado no sería el único origen del coronavirus 2019-nCoV, con base en los primeros reportes clínicos que confirmaron la infección. El estudio escrito por varios investigadores chinos de diferentes instituciones ofrece detalles de los primeros 41 pacientes hospitalizados debido al virus. 

El primero de estos casos se atendió el 1 de diciembre y no tenía vinculo con el mercado de mariscos; de los 41 casos, 13 no reportan vínculo con el mercado, señalan los autores en el artículo Clinical features of patients infected with 2019 novel coronavirus in Wuhan, China. 27 personas tuvieron contacto directo con el mercado y habrían contagiado al resto de los reportados en el análisis. 

Daniel Lucey, infectólogo de la Universidad de Georgetown, señala que si la nueva información es correcta, la primera infección del virus habría ocurrido en noviembre, si no es que antes, debido al periodo de incubación, y que se habría esparcido “silenciosamente” entre los habitantes de Wuhan y otras regiones antes de aparecer en el mercado. Lucey fue consultado por la revista Science y no participó en el estudio. “El virus llegó al mercado antes de que saliera del mismo”, señala. 

Bin Cao, uno de los autores del artículo, dijo a Science que ahora es claro que el mercado de mariscos no es el único origen del virus. “Pero, para ser honestos, seguimos sin saber de dónde proviene”.  

Kristian Andersen, biólogo evolutivo del Instituto de Investigación Scripps que ha analizado secuencias de 2019-nCoV para tratar de aclarar su origen, dice que el saber que el 1 de diciembre se registró el primer caso confirmado fue “un dato interesante” en el artículo de The Lancet. “El escenario de alguien infectado fuera del mercado y luego llevarlo al mercado es uno de los tres escenarios que hemos considerado que aún es consistente con los datos”, dice a Science. “Es completamente plausible dados nuestros datos y conocimientos actuales”. Los otros dos escenarios, explica, son que el origen fue un grupo de animales infectados o un solo animal que entró en ese mercado.

VACUNA Y CURA. Mientras las investigaciones continúan, diversos laboratorios buscan obtener una vacuna para el 2019-nCoV, sin embargo, es probable que no esté lista a tiempo y llegue pasado el pico del brote. Las empresas con más avances refieren que tendrían una vacuna en 40 días, lo cual es un escenario muy optimista. 

Por otra parte, investigadores encabezados por el alemán Rolf Hilgenfeld, buscan en la emergencia una oportunidad para desarrollar una cura contra las variedades del coronavirus, que si bien no estaría disponible para el 2019-nCoV, podría emplearse en el futuro. En una entrevista con Nature, el científico de la Universidad de Lübeck refiere que ya se encuentran por realizar pruebas en animales. 

El especialista señala que los componentes del fármaco son preparados para probarse en un  modelo de ratón con Síndrome Respiratorio del Oriente Medio (MERS) con un colaborador en Alemania. Esas pruebas deberían comenzar en las próximas dos semanas. “En el cultivo celular, sabemos que funcionan contra el SARS y el MERS —que también son causados por coronavirus. Los compuestos han sido probados en ratones, sabemos que están a salvo. Pero éstas no son drogas, no son muy avanzados y nunca han sido probados en humanos”.

Por otra parte, el investigador señala que el tratamiento no estaría listo para el actual brote e incluso, podría no tener un mercado para las farmacéuticas, puesto que las infecciones por coronavirus no son tan amplias.  

“El problema con estos compuestos antivirales es que cuando tienes el compuesto listo ya no hay pacientes. El nuevo brote de coronavirus probablemente terminará en seis meses, como ocurrió con el SARS; después de este periodo, podríamos tener datos que muestren que uno de nuestros compuestos funciona contra el nuevo virus y podríamos colaborar para desarrollarlo como un medicamento. Pero si para entonces el brote ha terminado, no habrá pacientes, entonces, ¿cómo se puede hacer ensayos clínicos?”. 

Adicionalmente, enfatiza, el número total de personas infectadas, si combina SARS, MERS y este nuevo virus, es inferior a 12 mil 500 personas. “Eso no es un mercado, es un número demasiado pequeño, el cual no les interesa a las compañías farmacéuticas”.

Comentarios